Yo Vivo con Cáncer de Mama Metastásico

Cómo afrontar el diagnóstico

Actualizado 31 de agosto de 2015
Revisado por: William J. Gradishar, MD, FACP; Kathy D. Miller, MD; Evelyn Robles-Rodríguez, RN, MSN, APN, AOCN; Roz Kleban, LCSW; Marie J. Lavigne, LCSW, OSW-C; Betty Ferrell, PhD, MA, FAAN, FPCN; Danny Welch, PhD; David M. Euhus, MD

Descubrir que tiene cáncer de mama metastásico puede resultar abrumador. Este momento quizás esté sintiendo y pensando muchísimas cosas a la vez. Tal vez sienta que ha perdido el control de su vida. Es natural preguntarse: ¿Quién puede ayudarme? ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Qué hago ahora?

En Estados Unidos alrededor de 150,000 personas viven con cáncer de mama metastásico. Lo que antes era una enfermedad de la cual raramente se hablaba, ahora recibe más atención pública gracias a los esfuerzos de las personas con cáncer de mama metastásico, quienes se esfuerzan por informar al público y proponer más tratamientos para prolongar vidas.

Prepararse para los cambios de vida

El cáncer de mama metastásico es algo que cambia la vida y controlar la enfermedad pasará a formar parte de su vida cotidiana. Puede tener la tranquilidad de que los avances en las investigaciones y las opciones de tratamiento han hecho posible que muchas personas lleven vidas más plenas y por más tiempo que antes. La enfermedad varía de una persona a otra y su experiencia de tratamiento será única.

Sin importar cuán familiarizada esté con el cáncer de mama, es probable que los próximos días, semanas y meses representen un desafío. Escuchará nuevos términos médicos, tendrá que hacerse muchas pruebas diagnósticas y se reunirá con nuevos profesionales médicos que quizás no haya necesitado anteriormente. Tardará algún tiempo en acostumbrarse a recibir tratamiento sistemáticamente, pero existen muchas formas para prepararse.

Reconocer sus sentimientos

Es perfectamente comprensible que sienta muchas emociones a la vez. Las personas que afrontan diagnósticos graves a menudo sienten rabia, sensación de pérdida, confusión y miedo. No existe una forma «correcta» de sentirse en estos casos. Sus emociones son el resultado de su situación, su personalidad y su forma de afrontar las dificultades. Sus emociones y sentimientos pueden cambiar a lo largo del tratamiento a medida que enfrenta nuevos desafíos.

A algunas mujeres les ayuda compartir sus sentimientos con familiares, amigos u otras personas que también padecen de cáncer de mama metastásico. Otras podrían acudir a grupos de apoyo o recibir asesoría individual.

Usted no está sola.

Independientemente de cuál sea su reacción, debe darse permiso para sentirla. Conozca los recursos que se encuentran a su disposición para brindarle apoyo a lo largo de su camino. El diagnóstico del cáncer metastásico viene acompañado de distintas preocupaciones según el momento. Nadie espera que usted sea fuerte, valiente ni que esté emocionalmente «estable» todo el tiempo. Nadie espera que usted enfrente esto sola.

Existen muchas personas y recursos que pueden ayudarle si siente que está sufriendo o abrumada, entre ellos:

  • una comunidad de apoyo;
  • profesionales de la salud mental;
  • organizaciones sin fines de lucro y grupos de apoyo;
  • línea de ayuda para el cáncer de mama de LBBC.