Yo Vivo con Cáncer de Mama

Ensayos Clínicos

Los ensayos clínicos son estudios de investigación que se llevan a cabo con personas. En ellos se evalúan nuevos tratamientos y estos se comparan con los tratamientos existentes.

Gracias a los ensayos clínicos, ya no se utiliza el paradigma de que una misma solución sirve para todo el mundo en el tratamiento del cáncer de mama. En muchos casos, ahora podemos emplear tratamientos más específicos en función del tipo de cáncer. Todos estos tratamientos demostraron ser eficaces en los ensayos clínicos realizados.

 

En los ensayos clínicos se proporciona tratamiento

Los ensayos clínicos dirigidos al cáncer de mama están diseñados para determinar los efectos de:

  • un nuevo medicamento, operación quirúrgica o tratamiento con radioterapia;
  • una nueva combinación de medicamentos o tratamientos ya existentes;
  • el orden en el que se administran los medicamentos, lo que se denomina la secuencia;
  • la administración de distintas cantidades de medicamento, lo que se denomina régimen de administración;
  • la forma de administrar las dosis, ya sea por vía oral (por la boca) o mediante inyección en una vena.

Otros ensayos clínicos evalúan formas para:

  • detectar el cáncer de mama;
  • mitigar los síntomas;
  • evitar que el cáncer reaparezca;
  • identificar una correlación genética con el cáncer;
  • evaluar terapias complementarias e integrales;
  • mejorar la calidad de vida.

Recibir tratamiento para el cáncer de mama en un ensayo clínico podría brindarle acceso a un nuevo medicamento o metodología, o bien al mejor tratamiento habitual empleado hoy en día.

Si existe un tratamiento habitual, usted no recibirá solamente un placebo, es decir, una píldora inactiva. En ensayos clínicos grandes en los que existen tratamientos habituales, usted recibirá ya sea:

  • el tratamiento habitual por sí solo;
  • el tratamiento habitual junto con el tratamiento que se está evaluando;
  • el tratamiento habitual junto con un placebo.

En ocasiones, en ensayos clínicos a menor escala, es posible que usted reciba solamente el tratamiento que se está evaluando. El objetivo es comprobar si el tratamiento del estudio es eficaz o, en algunos casos, determinar su inocuidad (que no entrañe riesgos).

Cuando hable con los médicos, pregunte acerca de los objetivos del ensayo clínico e indague por qué ellos consideran que usted sería una buena candidata.

 

La participación en un ensayo clínico

Los ensayos clínicos sobre cáncer de mama son para mujeres u hombres que tengan cáncer de mama en fase inicial o cualquiera de los subtipos de cáncer metastásico. Los estudios son esenciales para mejorar el tratamiento para los pacientes de cáncer de mama en cualquier estadio.

Los ensayos clínicos son una opción de tratamiento que usted puede tomar en cuenta al recibir el diagnóstico inicial. Muchos estudios solamente se ofrecen a personas que todavía no han recibido ningún tipo de tratamiento. Otros están diseñados para quienes han recibido tratamiento para el cáncer anteriormente o que viven con cáncer de mama metastásico y se han sometido a muchos tipos de tratamiento.

Participar en un ensayo clínico a menudo se parece mucho a recibir tratamiento fuera del contexto de un estudio. Usted tendrá un equipo de atención médica y habrá un médico investigador a cargo de su atención.  También le asignarán un coordinador del ensayo clínico quien se encargará de responder sus preguntas y abordar sus inquietudes. En algunos casos, le pueden administrar el medicamento del estudio incluso en su propio centro de tratamiento, de modo que podrá seguir acudiendo al equipo de atención médica que ya tenga.

 

¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de los ensayos clínicos?

Si está interesada en participar en un ensayo clínico, debe ponderar sus opciones y determinar los factores de mayor importancia para usted. Un ensayo clínico podría ayudarla a recibir un nuevo tratamiento, pero también podría afectar su vida de otras formas.

Participar en un ensayo clínico es un acto voluntario, pero no todas las personas podrán participar en cualquier ensayo. Si usted reúne los requisitos para participar en un estudio específico, hable acerca de las ventajas y desventajas con el equipo del estudio, con su equipo de atención médica y con sus seres queridos. Debe tomar en cuenta los beneficios y los riesgos que se mencionan a continuación.

Beneficios de los ensayos clínicos

  • Posiblemente reciba nuevos medicamentos, combinaciones de medicamentos o tal vez podría probar métodos de tratamiento que no se ofrecen fuera del contexto de un ensayo clínico. Estos podrían resultar más eficaces o acarrear menos efectos secundarios que el tratamiento habitual que exista en la actualidad.
  • Si el nuevo tratamiento surte efecto, es posible que usted se beneficie de este, antes de que se encuentre a disposición del público.
  • Usted siempre recibirá al menos el tratamiento que se use actualmente en la práctica habitual y que sea el indicado para usted.
  • Los médicos y el personal de enfermería del equipo del estudio supervisarán rigurosamente su tratamiento, con frecuencia incluso más rigurosamente de lo que se acostumbra en el tratamiento habitual para el cáncer de mama. Su atención médica también está supervisada por un comité de seguridad independiente encargado de velar por la seguridad de los participantes en los estudios.
  • El costo de algunos ensayos y medicamentos en estudio lo cubre el seguro u otros programas, o se ofrecen gratuitamente a los participantes.
  • Quizá se sienta bien al saber que su participación podría ayudar a otras personas que padezcan cáncer de mama en el futuro.

Riesgos o inquietudes que entrañan los ensayos clínicos

El nuevo tratamiento evaluado quizá no sea más eficaz que el tratamiento habitual.

  • Recuerde que, en un estudio aleatorizado, usted siempre recibirá por lo menos el tratamiento habitual.
  • Si usted participa en un ensayo en el que podría recibir el tratamiento habitual junto con el tratamiento en estudio, aunque este último no surta efecto, de todas formas, recibirá los beneficios del tratamiento habitual.

Existe la posibilidad de que presente efectos secundarios peores que los que causa el tratamiento habitual o que los investigadores desconozcan.

En un ensayo aleatorizado, usted no podrá elegir su tratamiento.

  • Recuerde que, aunque no reciba el nuevo tratamiento, de todas formas, recibirá el tratamiento habitual adecuado para usted.

Es posible que usted tenga que pagar por los medicamentos, las pruebas y las consultas médicas relacionadas con el estudio que no cubra su seguro médico.

  • Averigüe con el equipo del estudio y su aseguradora qué aspectos estarán cubiertos.
  • Revise el documento del consentimiento informado para determinar sus posibles gastos.

Quizá tenga que pedir permiso en el trabajo, apartar tiempo en su vida personal o tal vez tenga más gastos por concepto de transporte y cuidado infantil a causa del estudio.

  • En algunos casos, el estudio le proporcionará ayuda con algunos gastos.
  • Si usted cumple determinados criterios, la Ley de Ausencia Familiar y Médica de 1993 la protege a usted y a la persona que la cuida, al impedir que pierdan su trabajo a causa de ausencias por motivos médicos.

Tenga presente que en cualquier momento puede retirarse de un ensayo clínico. Asegúrese de hablar con el equipo del ensayo clínico antes de tomar la decisión de suspender su participación ya que ellos podrían ayudarla si tiene algún problema.