Yo Vivo con Cáncer de Mama

¿Quién contrae cáncer de mama?

ACTUALIZADO EL 31 de agosto de 2015

REVISADO POR: Dianne L. Hyman, MSN, RN, OCN

La Sociedad Americana contra el Cáncer calcula que en 2015 habrá 231.840 casos nuevos de mama invasivo y 60.290 casos nuevos de cáncer de mama no invasivo. En Estados Unidos, alrededor de 150.000 personas viven con cáncer de mama metastásico o en estadio IV. Cualquier persona que tenga tejido mamario puede contraer cáncer de mama, incluso los hombres.

El cáncer de mama no distingue origen étnico y afecta a personas que practican distintos regímenes de vida y con diversas costumbres. Los pacientes de cáncer de mama pueden estar en buenas condiciones físicas o ser obesos, ser vegetarianos o carnívoros, hacer ejercicio habitualmente o llevar vidas sedentarias.

Lo que tienen en común todas las personas que padecen cáncer de mama son «malas copias» o mutaciones, en el ADN de sus células mamarias. El ADN es la composición génica de una célula y contiene un conjunto de instrucciones que ordenan a las células cuándo deben desarrollarse y cómo dejar de hacerlo.

Estas mutaciones en ocasiones son congénitas y pueden provenir de su madre o de su padre. Con frecuencia, estas mutaciones se presentan en algún momento de la vida. Para algunas personas, la probabilidad de que la mutación se desarrolle es más alta porque en su familia hay antecedentes de cáncer. Otras personas que han estado expuestas a ciertos elementos durante sus vidas son más propensas a adquirir una mutación. Todavía estamos ampliando conocimientos acerca de las causas de estas mutaciones y por qué las personas las presentan.

El cáncer de mama es menos frecuente en las mujeres cuyos períodos menstruales comenzaron más tarde, que pasaron la menopausia a temprana edad, que amamantaron, que tuvieron hijos antes de los 30 años, que se ejercitan y que no tienen sobrepeso. Pero inclusive estas características no previenen el cáncer de mama; solamente brindan un cierto grado de protección de contraerlo. No hay nada que pueda protegerla por completo.

Quizá se esté preguntando: «¿Por qué yo? ¿Qué hice para contraer cáncer de mama?». Sus interrogantes son una respuesta razonable al impacto que produce el diagnóstico. No existe una sola causa para el cáncer de mama. No hay nada que usted haya hecho o dejado de hacer que pueda haberle provocado el cáncer de mama. Con el tiempo, ya sea por su cuenta o con la ayuda de familiares y amigos, tal vez encuentre su propia respuesta a este planteamiento tan difícil.

A continuación presentamos otros datos y estadísticas acerca de quiénes contraen cáncer de mama.

Edad

El cáncer de mama afecta a mujeres de cualquier edad, inclusive a jóvenes de entre 20 y 30 años. Pero el riesgo aumenta con la edad, de modo que conforme usted se hace mayor, tiene más probabilidades de contraer cáncer de mama. La mayoría de las mujeres a quienes se les diagnostica cáncer de mama tienen 50 años o más.

Origen étnico

Si bien el cáncer de mama no distingue origen étnico, se diagnostica con más frecuencia a mujeres blancas. El diagnóstico de cáncer de mama en las mujeres menores de 40 años es más prevalente entre las afroamericanas que en las mujeres blancas. Las mujeres afroamericanas tienen mayor probabilidad de fallecer a cualquier edad a consecuencia de un cáncer de mama.

Las afroamericanas tienen una incidencia más baja de cáncer de mama con receptores estrogénicos y una incidencia más alta de cáncer de mama sin receptores estrogénicos, en comparación con las mujeres blancas. En el caso de las afroamericanas, también existe una probabilidad del 30% de que el cáncer de mama sea triple negativo. El cáncer de mama triple negativo es un subtipo de cáncer de mama que carece de los tres receptores que se sabe que alimentan a la mayoría de los cánceres de mama: receptores de estrógenos, receptores de progesterona y receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER2). Las mujeres jóvenes afroamericanas y latinas tienen una mayor probabilidad de recibir un diagnóstico de cáncer de mama triple negativo.

Las estadounidenses de raza oriental, las latinas y las indígenas estadounidenses tienen un riesgo más bajo de contraer cáncer de mama y fallecer a consecuencia de este, con respecto a los demás grupos raciales y étnicos.

Aproximadamente 1 de cada 40 personas de ascendencia judía askenazí son portadoras de una mutación dañina de los genes BRCA1 o BRCA2 que están asociados a un índice más alto de probabilidad de contraer cáncer de ovario y de mama.

Genética y riesgo familiar

Si usted proviene de una familia donde existen antecedentes de cáncer de ovario o de mama, la asesoría genética y las pruebas para identificar mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 podrían proporcionarle más información sobre su diagnóstico. Los genes BRCA, que indican predisposición a contraer tumores mamarios malignos, son también oncoinhibidores, es decir, genes que elaboran proteínas que contribuyen a controlar la proliferación de las células. Al heredarlos con una mutación, los genes BRCA pueden aumentar la probabilidad de contraer cáncer de mama o de ovario en la familia.

Los análisis del BRCA podrían proporcionar a sus médicos más información sobre el cáncer de mama y también podrían señalar la probabilidad de que otros familiares contraigan cáncer. Conocer el estado del BRCA también podría convertirla en candidata para participar en ciertos ensayos clínicos.

Asimismo, es más probable que el médico le recomiende pruebas genéticas si recibió el diagnóstico antes de los 45 años, pasó la menopausia, le diagnosticaron un cáncer de mama triple negativo antes de los 60 años, tiene una historia familiar notoria de cáncer de mama o de ovario, o ascendencia judía askenazí.

Para más información, visite la sección titulada Genética y riesgo familiar.