Yo Vivo con Cáncer de Mama Metastásico

Radioterapia para el CMM

Actualizado 31 de agosto de 2015
Revisado por: Jennifer R. Bellon, MD

La radiación es un tratamiento localizado que controla zonas específicas a las que se ha diseminado el cáncer. Estas pueden ser los ganglios linfáticos u otras partes del organismo.

La radioterapia concentra el poder de rayos equis de gran energía en las zonas de su organismo que requieren tratamiento. Se cree que la radiación provoca rupturas en las cadenas de ADN, lo que impide que las células puedan seguir dividiéndose.

En el cáncer de mama metastásico la radiación se utiliza para reducir el tamaño de los tumores, mejorar su calidad de vida y para disminuir el dolor. Muy a menudo la radiación se utiliza para:

  • Controlar el dolor que ocasiona los tumores en los huesos.
  • Tratar o prevenir síntomas secundarios al cáncer de mama en el cerebro o los pulmones.
  • Mitigar el dolor y prevenir lesiones en los nervios al tratar tumores en la columna que estén presionando la médula espinal.

Es poco probable que la radiación elimine todo el cáncer por completo. Posiblemente mejore las condiciones del dolor o de los síntomas que producen los daños en los nervios y de esta forma mejore su calidad de vida.

Cómo se administra la radiación

Normalmente la radiación se administra en forma de radioterapia externa. Una máquina concentra en el cáncer rayos de alta energía procedentes del exterior de su organismo.

El médico determina las zonas exactas que requieren tratamiento después de realizarle un examen físico y de revisar sus pruebas de radiología. A continuación, se acostará en una mesa plana mientras el médico encuentra las zonas que se van a tratar. Se le colocan diminutos tatuajes, del tamaño de una peca, sobre la piel para cerciorarse de que los tratamientos sean precisos.

La dosis total de radiación y la cantidad de tratamientos varía en función del tamaño y de la localización del cáncer, el motivo del tratamiento, los demás tratamientos que esté recibiendo y su salud en general.

Efectos secundarios de la radiación

Los efectos secundarios de la radioterapia son muy específicos de la zona en la que le administren el tratamiento. Por ejemplo, si recibe radiación es posible que tenga náuseas o vómitos. En el caso de la metástasis en el cerebro, la radioterapia puede provocar cambios en la capacidad de razonar y la memoria. Hable acerca de los efectos secundarios con su oncólogo radioterapeuta antes y durante el tratamiento para saber qué anticipar. Sus profesionales médicos pueden ayudarla a estar preparada.