Yo Vivo con Cáncer de Mama

Tratamiento dirigido

ACTUALIZADO EL 31 de agosto de 2015

REVISADO POR: Kanu P. Sharan, MD

Los tratamientos dirigidos son de tipo sistémico y tienen como objetivo proteínas o marcadores específicos que se encuentran sobre o dentro de las células cancerosas y que las ayudan a crecer. Los tratamientos dirigidos pueden usarse por sí solos o en combinación con otros, o bien conjuntamente con hormonoterapia o quimioterapia. El médico también podría llamarlos tratamientos a la medida o tratamientos biológicos

Los tratamientos dirigidos buscan una característica específica de la célula cancerosa, se unen a esta y la destruyen. Únicamente los cánceres que poseen esa característica responderán a dicho tratamiento. Algunos ejemplos son:

  • Si el cáncer de mama tiene receptores de HER2, quizá pueda recibir un tratamiento dirigido que actúe solamente sobre las células HER2 positivas.
  • Medicamentos que inhiben el desarrollo de los vasos sanguíneos que la mayoría de los tumores necesita para proliferar.
  • Tratamientos que actúan como anticuerpos elaborados por el sistema inmunitario.

A diferencia de la quimioterapia, los tratamientos dirigidos solamente destruyen células cancerosas y no atacan las células sanas. Por este motivo, los tratamientos dirigidos, por sí solos, acarrean muchísimos menos efectos secundarios que los medicamentos quimioterápicos, pero cada tratamiento dirigido conlleva efectos secundarios únicos que usted debe analizar con el médico.

Los tratamientos dirigidos no tienen como objetivo los receptores hormonales estrogénicos y de progesterona, sino que atacan otras partes de las células cancerosas. No obstante, la hormonoterapia es una forma de tratamiento dirigido contra el cáncer de mama con receptores hormonales. Algunos tratamientos dirigidos se pueden usar conjuntamente con la hormonoterapia para lograr que esta destruya más eficazmente las células cancerosas.

Existen muchos tipos de tratamientos dirigidos y es probable que los investigadores descubran otros a medida que amplían los conocimientos acerca de las formas en que se propagan ciertos tipos de cáncer. Los tratamientos dirigidos ayudan a los científicos y a los médicos a personalizar los planes de tratamiento para poder combatir mejor distintos tipos de cáncer.

En ensayos clínicos se están evaluando distintas formas de tratamientos dirigidos. Estos tratamientos pueden administrarse por vía intravenosa (en una vena) u oral (en forma de comprimidos). Algunos tratamientos ya han sido aprobados por la FDA, en tanto que otros solamente se ofrecen a través de ensayos clínicos.

Tendrá que hacerse exámenes para saber si su cáncer responderá a un tratamiento dirigido. En ocasiones, podrían ofrecerle un tratamiento dirigido solamente en situaciones específicas. Posiblemente le ofrezcan tratamientos dirigidos si usted tiene:

  • cáncer de mama HER2 positivo en fase inicial;
  • cáncer de mama metastásico HER2 positivo;
  • cáncer de mama metastásico con receptores hormonales, HER2 negativo y ya pasó la menopausia.

Si está interesada en otros tratamientos dirigidos, pida información a su médico acerca de los ensayos clínicos.

Tratamientos prequirúrgicos frente a tratamientos dirigidos complementarios

Los tratamientos dirigidos para el cáncer de mama se pueden administrar ya sea:

  • antes de la operación quirúrgica, lo que se conoce como tratamiento prequirúrgico, o
  • después de la operación, también llamado tratamiento complementario.

Tratamiento prequirúrgico Se trata de un tratamiento que actúa sobre todo el organismo, también llamado sistémico, que se administra como el primer paso para reducir el tamaño de los tumores o frenar la diseminación del cáncer antes de la operación quirúrgica.

El tratamiento prequirúrgico se emplea con más frecuencia en el cáncer de mama localizado en etapa avanzada o que se ha diseminado más allá del seno hacia órganos o tejidos cercanos, tales como los ganglios linfáticos, la piel o la caja torácica.

Si es candidata para un tratamiento prequirúrgico, le harán una biopsia por punción para conocer más sobre el tipo de cáncer que tiene y decidir qué tratamiento será más beneficioso para usted.

Es posible que le administren un tratamiento prequirúrgico si tiene un tumor HER2 positivo demasiado grande para extirparlo mediante una lumpectomía. El objetivo del tratamiento prequirúrgico será reducir el tumor a un tamaño que permita hacerle una lumpectomía en vez de una mastectomía.

El tratamiento prequirúrgico podría cambiar su cronograma de tratamiento o evitar una mastectomía, pero los estudios demuestran que no prolonga la esperanza de vida ni el índice de supervivencia, con respecto al tratamiento posterior a la operación quirúrgica.

Los medicamentos dirigidos que pueden usarse como tratamientos prequirúrgicos para el cáncer de mama HER2 positivo son:

  • Trastuzumab (Herceptin)
    • Este medicamento se administra conjuntamente con la quimioterapia. Si se administra trastuzumab antes de la operación quirúrgica, probablemente lo recibirá también después de la intervención para completar el tratamiento.
  • Pertuzumab (Perjeta)
    • Pertuzumab se administra conjuntamente con trastuzumab y quimioterapia, antes de la operación quirúrgica. Posteriormente, continuará administrándose trastuzumab hasta terminar el tratamiento.

Luego del tratamiento dirigido prequirúrgico, le harán exámenes tales como una mamografía o una resonancia magnética, para determinar la respuesta del cáncer al tratamiento. Posteriormente, se programará la operación quirúrgica.

Después de la operación, un patólogo examinará el tejido extirpado para comprobar que no existan signos de cáncer. En algunos casos hay una respuesta completa al tratamiento, lo que significa que el médico no encuentra evidencia de la enfermedad. Esto se denomina también NED, por la sigla en inglés de no evidence of disease. Existe una relación entre la eliminación completa del cáncer y mejores resultados en general, pero de todas formas tendrá que terminar con su plan de tratamiento para disminuir el riesgo de una recidiva del cáncer.

Tratamiento complementario Estos tratamientos se administran después de la operación quirúrgica para disminuir el riesgo de que el cáncer de mama reaparezca y para aumentar la probabilidad de supervivencia a largo plazo. El objetivo es destruir las células cancerosas que se hayan diseminado desde el seno o los ganglios linfáticos. Si usted tiene un riesgo elevado de sufrir una recidiva, es más probable que necesite un tratamiento complementario.

El tratamiento dirigido con trastuzumab se administra con la quimioterapia como tratamiento complementario habitual para el cáncer de mama HER2 positivo en fase o estadio inicial. El trastuzumab disminuye el riesgo de que se produzca una metástasis a distancia.

Varios de los tratamientos dirigidos están aprobados únicamente para el cáncer de mama metastásico. Estos son:

  • Ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla)
  • Everólimus (Afinitor)
  • Lapatinib (Tykerb)
  • Palbociclib (Ibrance)

Bevacizumab (Avastin) y los inhibidores de la poli-A-ribosa-polimerasa (PARP), tales como el BSI-201, olaparib y el ABT-888, no están aprobados por la FDA, pero se ofrecen en ensayos clínicos si usted tiene cáncer de mama en estadio IV.

En ensayos clínicos se están evaluando distintas formas de tratamientos dirigidos prequirúrgicos y complementarios. Converse con sus médicos acerca de los ensayos clínicos en curso que pudieran estar a su disposición. Para más información también puede visitar nuestra sección sobre Ensayos clínicos y estudios de investigación.